Volver

Edificación sostenible y energéticamente eficiente

15.01.21españa

Lo primero es impulsar la edificación sostenible y energéticamente eficiente desde el sector de la construcción y sensibilizar a los usuarios para que la conciencia medioambiental siga creciendo

Jessica España, Gerente de Ingeniería Eléctrica & Tecnología de la Construcción en TÜV Rheinland

Entrevista con Jessica España, Gerente de Ingeniería Eléctrica & Tecnología de la Construcción en TÜV Rheinland por corresponsables.com para hablar sobre las claves para ahorrar energía y mejorar la eficiencia energética en las viviendas así como los beneficios que aporta y su impacto en el medio ambiente.

TÜV Rheinland ha adquirido un compromiso con el medio ambiente apoyado por la pertenencia de la compañía al Pacto Mundial de Naciones Unidas desde 2006 y a la entrega periódica del Premio a la Sostenibilidad llamado “TÜV Rheinland Premio Global Compact”.

¿Cuáles son las claves para ahorrar energía y mejorar la eficiencia energética en las viviendas?

En los hogares, prestamos atención a medidas energéticas como pueden ser la iluminación mediante LED, apagar aparatos electrónicos que no se utilizan (ni en “stand-by”), utilizar electrodomésticos con etiqueta energética A+++, mantenimiento de la caldera, no abusar de temperatura de la calefacción ni del aire acondicionado; pero no debemos olvidar la importancia de:

  • Agua Caliente: en el hogar este consumo supone casi un 30% del total. Una buena práctica a nivel individual es utilizar reductores de caudal o grifos con termostato, los cuales no sólo benefician al medio ambiente, sino que pueden suponer un ahorro medio de 100€ en la factura del agua.

  • Sistema de calefacción eficiente: El carbón o el gasoil no son sistemas óptimos para la eficiencia energética, debemos optar por energías renovables, o en su defecto, el gas.

Lo idóneo sería utilizar aerotermia (bomba de calor que utiliza aire y depende de las condiciones climáticas exteriores) o la geotermia (bomba de calor de agua que viene del interior del subsuelo) pero el mayor inconveniente es que este tipo de instalaciones se amortizan a largo plazo y dependen en gran medida de su ubicación y del tipo de inmueble.

  • Aislamiento térmico: debemos prestar atención al aislamiento térmico de suelo, paredes y ventanas. Si la vivienda no dispone de ellos, se puede realizar una reforma para incluirlos o también podemos utilizar pinturas térmicas que consiguen mejorar en un 20% el aislamiento.

Y no olvidemos las ventanas, ya que un aislamiento adecuado en este tipo de cerramientos, permiten ahorrar hasta un 30% del consumo en calefacción o en aire acondicionado.

  • Iluminación: además de utilizar la iluminación LED para controlar el consumo, debemos prestar atención a aprovechar la luz natural. Por este motivo, a la hora de adquirir una vivienda es muy importante fijarse en la orientación para sacar el máximo partido a la entrada de luz natural.

¿Qué dice la legislación española sobre la certificación de eficiencia energética que determina el grado de optimización de las viviendas?

En España, la certificación energética de viviendas está vigente desde hace 7 años y clasifica a los hogares según su eficiencia energética desde la “A” (más eficiente) hasta la “G” (menos eficiente), es decir, informa sobre el nivel de emisiones de CO2 y de su consumo de energía, lo cual nos permite saber cuál será el gasto económico requerido en esa vivienda.

Durante este tiempo, la mayoría de inmuebles han obtenido una certificación baja, principalmente tipo “G” siendo muy minoritarias las de tipo “A” o “B”.

Una vivienda calificada con una “G” significa que el gasto medio anual en calefacción, agua caliente y aire acondicionado será muy superior a la media de consumo nacional ya que la vivienda carece de aislamiento, tiene una mala construcción y sistemas de calefacción poco eficientes.

Por el contrario, una clasificación “A” requiere de un buen diseño, una buena orientación, aislamientos de fachadas y cubiertas, y uso de energías renovables. Lo cual se traduce en que consume un 55% menos que la media y un 90% menos respecto a una letra “G”.

Indicar que, para llevar a cabo actuaciones que mejoren la calificación energética de nuestro hogar, existen ayudas a través de diferentes programas en las comunidades autónomas.

También, incidir una vez más que, la calificación energética de una vivienda es un elemento que se debe valorar cuando se adquiere la vivienda porque ofrece una información sobre el consumo energético que repercutirá en las facturas de energía y en nuestra huella de carbono.

¿Qué beneficios aporta reducir el consumo energético de las viviendas? ¿qué impacto tiene en el medio ambiente?

Además de los beneficios individuales mencionados anteriormente, el objetivo de la certificación energética es que los consumidores demanden cada vez más edificios respetuosos con el medio ambiente y, por lo tanto, más eficientes.

Además, si los usuarios demandan este tipo de construcciones, en los próximos años, se reducirá de manera significativa el impacto medioambiental de las obras como el consumo de energía y agua, así como la reducción de residuos y la cantidad de emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera de manera significativa:

- 15% agua

- 30% emisiones GEI

- 60% residuos vertidos

- 70% consumo eléctrico

Todavía hay muchas áreas de mejora, pero lo primero es impulsar la edificación sostenible y energéticamente eficiente desde el sector de la construcción y sensibilizar a los usuarios para que la conciencia medioambiental siga creciendo.

¿Qué iniciativas o buenas prácticas sostenibles y responsables destacarías de TÜV Rheinland que contribuyen a un impacto positivo en el medio ambiente?

En TÜV Rheinland creemos que las empresas son responsables de su área de influencia por lo que nuestro compromiso con el medio ambiente está apoyado por la pertenencia de TÜV Rheinland al Pacto Mundial de Naciones Unidas desde 2006 y a la entrega periódica del Premio a la Sostenibilidad llamado “TÜV Rheinland Premio Global Compact”.

Actualmente tenemos una campaña sobre los plásticos en los océanos: “2040: Finding no Nemo” (No encontramos a Nemo) en la cual se hace un llamamiento a todos los colaboradores y también a nuestros clientes a regirse por el principio “reducir, reutilizar, reciclar” y así evitar que los plásticos acaben en los océanos, lo cual es un enorme problema para la humanidad y el medio ambiente.

También contribuimos con nuestros laboratorios de Shenzhen y Shanghái para que analicen la cantidad de fibras sintéticas que se desprenden de los tejidos de la ropa de hogar. De este modo, contribuimos de manera decisiva a reducir el impacto medioambiental de los microplásticos en la industria textil.

Asimismo, destacar que en los últimos años hemos reducido considerablemente el consumo de agua, electricidad y combustible renovando el equipamiento de nuestras oficinas por otro más eficiente y amigable con el medioambiente, como es la iluminación LED, las máquinas de clima, la configuración de la ofimática para un bajo consumo, aireadores en la grifería, cisternas con doble descarga, cursos de conducción eficiente y otras muchas medidas que podemos aplicar en nuestra vida cotidiana y, en muchas ocasiones, sin necesidad de hacer ninguna inversión económica, simplemente, cambiando hábitos.

¿Qué planes de futuro (retos y desafíos) llevará a cabo la compañía en esta materia?

La protección medioambiental y la eficiencia de los recursos desempeñan un papel fundamental en nuestra estrategia de sostenibilidad en dos dimensiones. De cara al interior, nos esforzamos por reducir al máximo los efectos nocivos de nuestras actividades y diseñar nuestros procesos de gestión de la manera más eficiente posible para cumplir con ese objetivo.

Configurando nuestro consumo de energía y de recursos con eficiencia, no sólo contribuimos a la protección del medioambiente, sino que además hacemos que nuestro grupo sea más eficiente y, en consecuencia, más rentable.

Para alcanzar nuestros objetivos medioambientales, hemos identificado una serie de medidas. Las principales son las siguientes:

  • emplear técnicas energéticas más eficientes en la explotación de nuestros edificios;
  • reducir los viajes de negocios utilizando más videoconferencias;
  • reducir el consumo de combustibles y las emisiones empleando vehículos de empresa de bajo consumo;
  • utilizar las tecnologías más modernas para el funcionamiento de nuestros centros informáticos, laboratorios de inspección e instalaciones.

Tanto a nivel de grupo como en el ámbito local, estamos adoptando una gran cantidad de medidas y proyectos mediante los cuales podemos mejorar nuestra eficiencia energética y reducir nuestras emisiones.

Y de cara al exterior (y con muchos más obstáculos), en cooperación con nuestros asociados internacionales del mundo de la economía, la política, la sociedad civil y la industria, aplicamos nuestros amplios conocimientos tecnológicos para desarrollar soluciones que minimicen los efectos medioambientales negativos o contribuyan a su erradicación.

Más información

Puedes escuchar la entrevista aquí

y consultar o solicitar más información en la siguiente página