Volver

Participar en la lucha contra el cambio climático implementando un sistema de gestión ambiental según la ISO 14001 .

15.09.20España

TÜV Rheinland: ventajas competitivas para empresas socialmente responsables / reducción de riesgos mediante la medición sistemática de datos / auditorías cada vez más enfocadas a la lucha contra el cambio climático / más información en nuestra web

Luchar contra el cambio climático es un reto clave a nivel internacional – e influye cada vez más en el éxito de las empresas. El fin es facilitar información transparente sobre su huella de carbón y conseguir reducir su impacto sobre el cambio climático de manera sostenible.

Por ejemplo, la alianza internacional de inversores “Climate Action 100+,” a la que se unió a principios de 2020 el administrador de inversiones más grande del mundo, BlackRock, pide una mayor transparencia y objetivos medibles en lo que respecta a la protección del clima.

Las empresas están en mejores condiciones para cumplir con estos requisitos si tienen un sistema de gestión ambiental de acuerdo con la norma ISO 14001. La norma internacional ofrece una guía valiosa y ayuda a las empresas a mejorar su huella de carbono paso a paso.

El entorno en el que se mueve la empresa es cada vez más relevante

En su versión actual, la norma hace especial hincapié en tener en cuenta el entorno de una empresa. ¿Qué esperan los clientes, socios comerciales e inversores en términos de protección climática? ¿Qué requisitos oficiales y desarrollos políticos son relevantes para la organización? La cláusula 4 de ISO 14001 describe la necesidad de tener en cuenta las crecientes necesidades de los diferentes grupos de interés y examinar si esto requiere una acción concreta.

“Al vigilar de cerca los requisitos de su entorno y al comunicar respecto a estos sus esfuerzos en materia de protección climática, se puede considerar que la empresa está asumiendo su responsabilidad y, en las licitaciones, por ejemplo, obtiene una ventaja competitiva decisiva”, explica Anja Oels, Product Manager ISO 14001 en TÜV Rheinland.

Evaluación del ciclo de vida: análisis de toda la cadena de valor.

Cuando se refiere a medidas de planificación, la norma ISO 14001 (Cláusula 6) estipula que los aspectos ambientales de las actividades, productos y servicios siempre deben evaluarse "de acuerdo con una perspectiva de ciclo de vida". Esto significa que una empresa industrial debe analizar no solo su propia producción, sino también toda la cadena de valor. Los procesos relevantes en materia de protección climática cuando se adquieren materias primas, por ejemplo, de minas o de agricultura, son un factor tan importante como los largos recorridos de transporte o los sofisticados envases, difíciles de reciclar. Una perspectiva más integral, que también considera la cadena de suministro, se vuelve un planteamiento lógico sobre todo en lo que respecta a la eficiencia económica: “Al cambiar por un proveedor regional que opere de manera sostenible, una empresa puede ahorrar tanto CO2 como aislando a gran coste económico su propia nave de producción”, explica Anja Oels. “La medición y el análisis sistemáticos de todos los datos relevantes permiten lograr el mayor impacto para la protección del clima utilizando los recursos disponibles”.

Permite determinar los riesgos y las oportunidades de forma sistemática

Reemplazar los combustibles fósiles por energías renovables, optimizar los recorridos o el reciclaje: existen numerosas formas con las que las empresas pueden mejorar su huella de carbono. La norma ISO 14001 no impone medidas específicas, pero sí ayuda a identificar las áreas de acción relevantes: “La norma establece un marco y proporciona herramientas de control y gestión adaptadas. De esta forma, las empresas pueden determinar sistemáticamente su impacto ambiental, analizar los procesos y establecer prioridades sobre esta base”, dice Anja Oels.

En cualquier caso, las empresas se benefician de un análisis detallado de riesgos y oportunidades, lo que también se estipula en la Cláusula 6 de la ISO 14001.

No sólo las propias emisiones de una empresa representan un riesgo para el clima. Una empresa también puede verse amenazada por el propio cambio climático, cuyos efectos se han vuelto palpables. Por ejemplo, ¿qué significan los veranos cada vez más secos para una central eléctrica que extrae su agua de refrigeración de un río? ¿O para una compañía de transporte fluvial interior que tiene que reducir sus operaciones en caso de bajos niveles de agua?

Mejora continua: Las auditorías también se están volviendo más respetuosas con el clima

El objetivo principal de un sistema de gestión ambiental es la mejora continua y contrastada del impacto ambiental (Cláusula 10). Las auditorías periódicas realizadas por entidades independientes de servicios de verificación como TÜV Rheinland en el área de la certificación siempre ofrecen indicadores concretos de mejora. "Por cierto, los propios procedimientos de certificación también se mejoran continuamente y se hacen más respetuosos con el clima", dice Anja Oels, "reduciendo los viajes, por ejemplo".” A raíz de las medidas de protección contra el coronavirus, TÜV Rheinland introdujo auditorías remotas en todos los lugares posibles. Esto significa que la auditoría no tiene lugar en la empresa. En su lugar, los auditores trabajan online en la medida de lo posible por videoconferencia con los clientes. "Definitivamente seguiremos teniéndolo en cuenta una vez pasada la pandemia".

Que se trate de una auditoría digital o "clásica" in situ, la certificación por un proveedor de servicios independiente y acreditado como TÜV Rheinland, permite a las empresas demostrar de manera contrastada su compromiso con la protección del clima y el medio ambiente. Es un criterio de evaluación cada vez más relevante para los clientes, los inversores, los socios contractuales y el público.

Contacto

Contacto:

Para más información sobre los servicios consulta aquí

Más información sobre la norma ISO 14001 en la siguiente página:

ISO14001